lunes, 8 de octubre de 2007

MI CORTA HISTORIA

Presentado por: José Ricardo Contreras González

Hace ya casi 18 años en un pueblo del Cesar llamado Aguachica, José Bedarmin Contreras un estudiante de arquitectura se encontraba visitando a su novia Gladis y a su hijo Rubén David de un año de vida, después de una larga ausencia y como era de esperarse fue recibido con todo el amor y el deseo acumulado de casi 6 meses de no estar juntos; estuvieron apunto de estallar. Llegada ya la noche se dirigieron a la habitación, donde por fin saciarían todos sus deseos. Esa noche les dejo un recuerdo del cual nunca podrían deshacer, y aunque así quisieran hacerlo una parte de cada uno de ellos estará con él: “auque ellos todavía no lo saben”.

Pasado un mes ella esta preocupada porque no ha recibido una visita que esperaba con ansias, que nunca falla y creía saber por que. Ya no tendrá que preocuparse por ella y su hijo solamente, ya que dentro de ella tiene un visitante que no esperaba pero que recibe con todo su amor aunque con un poco de temor.

Seis meses después sus miedos se hacen realidad, Luís Hernán Contreras hermano de mi padre es asesinado, esto le deja un trauma gracias a una horrible coincidencia que no se podía explicar, se pregunto muchas veces por que cuando estaba esperando su primer hijo Rubén (también hermano de mi padre) hubiese aparecido muerto y que ahora en ese mismo estado pase una tragedia similar le atormentaba el alma, la lleva a tomar una decisión que la destrozo por dentro, ya no tendría mas hijos y así le tocara tirar a un abismo un sueño que tubo desde niña: tener una hija.

Llego la hora.
Sentada en la vieja mecedora de mi abuela empieza asentir un horrible dolor que la hace gritar desgarradoramente y le hace sentir una mezcla de sentimientos que van de la impotencia a la felicidad. “ya me había aburrido de la oscuridad”. Dos largas horas después por fin sale de la sala de partos Olga, una vieja amiga de la familia que era enfermera del hospital con un niño que sorprendió a todos por que no lloro, y se le veía en el rostro la ganas que tenia de conocer al mundo que lo recibía. Beatriz, hermana de mi madre dijo algo que no es muy común decir cuando ven a un recién nacido “huí, este niño va a ser malo” y hoy creo que no estaba muy equivocada.

Desde muy pequeño siempre me gusto ir mas halla, no me conformaba con jugar con lo que me regalaban, quería saber que había dentro de ellos, saber de que están hechos, lo hice asta con los pañales y cuando me aburrían terminaban debajo de la cama. En la casa de mi abuela tenia un patio gigantesco que se convirtió en lugar de juegos mió y de mi hermano en el cual los pequeños arbustos se convertían en una gigantesca selva, en el que luchábamos con feroces monstruos (las gallinas de mi abuela), por cierto con esos juegos nos ganamos muchos regaños, y siempre terminábamos comiendo pollo al otro día.

En la escuela siempre me fue mal no académicamente, pero en todos los colegios en donde estudie siempre estuve a un paso de ser expulsaran, siempre fui aquel niño que cuando llegaba a la escuela los profesores consentían mucho, yo era el típico gordito chistoso e inquieto que nunca falta en un aula de clases.

En mi casa siempre vi a mi papá leyendo libros de superación personal, yo creí que tenía un trauma o algo así. El primer libro que me dio a leer fue el principito yo tenia como 5 o 6 años no estoy seguro, pero si he de ser sincero no me acuerdo de que trata ese libro. Cuando entre a la escuela y empezaron a enseñar a leer me fue un poco mal debido a que nunca me ha gustado que me impongan las cosas, mis maestras (aunque eran muy buenas con migo, especialmente la maestra flor) siempre decían tienen que leer, tienen que escribir, y en mi concepto eso era una pedagogía errónea, ya que cuando uno es niño solo piensa en jugar, debían hacer que la lectura y la escritura sean un juego y no una tortura.

Por eso ya en el bachillerato cuando me ponían a leer un libro me costaba mucho trabajo debido a que en la escuela nunca me enseñaron a amar la lectura y mucho menos la escritura, si no que me imponían las cosas, lo hacia obligado no por que quisiera. Y eso es gran error. Ya que hoy en día de todos los libros que leí solo me acuerdo de que trataba uno solo “la resistencia” de Ernesto Sabato. El resto de libros me aprendía lo que creía que me iban a preguntar en el examen ¡y eso!.

De todos mis profesores en el área de castellanos en todo el bachillerato con la única que aprendí algo fue con la profesora que tuve en los cursos 9,10 y 11, ya que ella nos explicaba muy bien las pautas para que al hacerlo fuera mucho mas fácil y luego lo único que hacia era supervisarnos, y nos ayudaba a hacer las cosas cada ves mejor.

Desde mis primeros años de bachillerato siempre estuve en un grupo en el cual me sentía diferente a ellos, debido a que mis compañeros tenían ideales que no concordaban con los míos, auque debo confesar que durante un tiempo intente ser como ellos, pero ese no era yo. Fue hasta noveno que empecé a tratar con aquellos que ellos trataban de tontos pero en realidad hoy pienso que los tontos eran ellos, ya que no veían más halla de lo evidente, siempre hablaban de un tema por hablar sin que supieran que era lo que estaba pasando.

Hoy pienso que de todos esos años no me quedaron cosas que me sirvieran para la vida y por eso me gane muchos problemas. Cuando entramos a 11 debido a que ya habían expulsado a todos los del grupo solo nos habíamos salvamos tres (aunque yo ya me había alejado mucho de ellos ya me fastidiaban), yo me sentí mal hasta que me dijo un día mi directora de grupo “somos los que estamos y estamos los que somos”. Ese año hice muchas más amistades y afiance mas la amistad con la que en ese entonces… bueno con la que es mi mejor amiga aunque nos hallamos alejado un poco debido a las circunstancias.

Andrea siempre fue la que me saco de muchos problemas tanto en el colegio como en mi casa ella era mi mamá en el colegio, me vivía acordando de los trabajos y procurando que yo hiciera las cosas bien, también conocí muchos mas amigos, la verdad ese fue el año que mas recuerdo. En ese mismo año conocí a mi novia Geraldine y desde que la conocí me encanto su forma de ver el mundo y descubrí que teníamos mucho en común.

Antes de terminar el colegio mi profesora de pintura me ayudo entrar a un taller que estaba dando el maestro mantilla caballero, al entrar mi visión del arte dio giro de 360º. Aunque de muy niño yo siempre había dicho que quería ser artista, pero al llegar a 11 tuve muchas dudas ocasionado en parte a mis buenos resultados en el examen estado lo cual me abrió muchas puertas, pero hoy estoy aquí.

Cuando empecé a estudiar con el maestro el en un principio el tuvo muchas dudas para dejarme entrar a su taller por mi corta edad, pues en ese entonces yo solo tenia 16 años y todos los que estaban en el taller ya vivían del arte, pero decidió darme una oportunidad. Desde que Salí del colegio mi único fin ha sido prepararme artísticamente tanto en lo practico como en lo teórico, me enfoque a investigar mucho sobre el arte colombiano y me encanto, leí sobre el surrealismo y me enamoro soy un fanático de la obra de los maestros: Jorge Mantilla Caballero, David Manzur, Luís Caballero, Mario Hernández Prada, del extranjero de Francis Bacón (sus caras retorcidas me encantan.) y Salvador Dalí , estoy intentando de armar mi propia biblioteca, ya tengo muchos libro de artistas auque quisiera tener muchos mas.

Mi fin al comprar muchos libros de artistas no es copiar, si no tener un punto de excelencia el cual seguir, y que llegue el día que la gente cundo vea mi obra queden asombrados por su trabajo y no por el nombre del que lo hizo. Yo no quiero la fama, lo que yo quiero es estar satisfecho con lo que hago, que cada obra que haga sea mejor que la anterior y se que solo lo voy a conseguir con mucho esfuerzo y dedicación.

Plan de mejoramiento

El ejercicio de escribir sobre si mismo nos hace conocernos mejor, y recordar momentos de nuestra vida que habíamos dejado en el pasado, sin importar que hubiesen sido buenos o malos, nos permite darnos cuento de muchos errores que hemos pasado por alto, y que nos han traído tantos problemas por no corregirlos, y darnos cuenta de muchas oportunidades que hemos desaprovechado por nuestra ineptitud.

Por eso desde hoy, tengre que aprender a darle el lugar que se merecen a muchos detalles en mi vida que e pasado por alto durante tantos años, a la lectura empezare a dedicar un momento al día para ejercitar este habito, y mejorarlo cada día, a la escritura seguir haciendo este tipo de ejercicios que me ayudan a saber en que me estoy equivocando. sabiendo manejar estos dos artes tan importantes, podré asegurar mi futuro mucho mas facil y rapido que dejándolas a un lado.

1 comentario:

german chapeta dijo...

redacta con facilidad pero le hace falta enfatizar en la revisión de la parte formal del escrito.

Separa adecuadamente los párrafos, pero no utiliza subtítulos.
Calificaicón 3,8