viernes, 5 de octubre de 2007

LECTO-ESCRITURA UNA HISTORIA PARA CONTAR



COD:2075856



HISTORIA DE MI VIDA ARTÍSTICA LECTO-ESCRITORA
POR: JONATHAN GÁUNA VASRGAS


El 9 de julio de 1987 nací en medio de dos momentos eufóricos de mi papá, uno era el nacimiento de su primer hijo y el segundo era el partido de Colombia, además mi mamá con complicaciones en el embarazo. Todo fue una conmoción en la familia y en la cuadra del barrio donde yo vivía en Barrancabermeja, era el primer nieto en la familia y el único niño de la cuadra.

Crecí en una casa considerablemente grande, con mis papás y con mi abuela. Vivíamos en el barrio Colombia en Barrancabermeja, teníamos muchos amigos y vecinos con los que hacíamos muchos planes como ir al club que fue hay donde empecé a tener contacto con la naturaleza, en el esta la ciénega de Barranca, los animales como las iguanas, mariposas, chigüiros, y aproximadamente cada ocho días me encontraba con ellos.

La familia y conocidos de mis papas encontraban mucha simpatía en mí, aparte de la inquietante combinación de mis ojos con mi cabello, la hiperactividad que habita en los niños y sobre todo en mi era incansable. Desde ese entonces empezaron a ver que el gusto por el dibujo y el color era muy sobresaliente.

La obsesión mía por los dibujos era tan notoria que siempre estaba buscando un papel para plasmar mi imaginación, y si no encontraba utilizaba las paredes de mi vecina Ruth para dibujar. Con ella y su familia era con quien pasa mayor tiempo, tanto así que se convirtieron como una familia algo así como una unificación, Mazo Villalobos & Gàuna Vargas. Con mi tía madrina, Patricia Mazo fue la que me impulso mis primeros pasos al proceso lecto escritor. Con ella y mis otros tíos y vecinos de la cuadra era con quien jugaba, pasaba mucho tiempo en piscina, en restaurantes del club Miramar, y en cine, desde ahí salio mi gusto por el cine, por el arte. Aparte de eso me gustaba mucho me mi niñera me contara historias, me leía cuentos, pero eso solo fue como hasta los 5 años que fue cuando me vine a vivir en esta hermosa ciudad.

Todo lo que me ocurría era inspiración en mis dibujos, los viajes y paseos familiares eran lo que mas interpretaba. Empecé a ver la naturaleza desde muchos ángulos, pero algo que si me llamaba mucho la atención eran todos los objetos electrónicos.


Tanto así que me fascina viajar mucho en avión, y esta era una de mis inspiraciones mas importantes. Empecé a experimentar más y más y por medio de un curso de pintura que tomaba en el club y con la ayuda de mi maestro, empezó a ver que el arte era una pasión seria.

PRIMERAS LETRAS, PRIMERAS PALABRAS

Con las habilidades que mis padres observaron que ya era tiempo de entrar en el mundo del estudio. Entre primero a Psicopedagógico Barrancabermeja, pero ese colegio me frustro, la maestra nos pegaba por leer, por las tareas, y como todo niño comunicativo exprese a mis padres y logre que me sacaran de ese colegio y me traslade al Psicopedagógico Los Andes, en este si me adapte, hice muchos amigos.

Era una de los colegios mas reconocidos en el pueblo, los profesores eran muy buenos, y es mas recuerdo una anécdota, en la que mis papas no pudieron recogerme a la salida, ya todas las personas se habían ido y solo quedábamos mi profesora, el celador y yo. Ya eran como las ocho de la noche y mis padres no aparecían y vaya sorpresa, termino llevándome mi profesora a la casa en cicla, ya que era el medio de transporte en el que ella solía utilizar, eso nunca se me olvida, pero del no ser por ella ni de imaginarme que hubiese hecho.

Cuando entre a la primaria ya fue en Bucaramanga, continué mis estudios en el Colegio Cooperativo Comfenalco, y allí donde seguí practicando la pintura, y sobre todo en la primaria que uno tiene la posibilidad de hacer la mayoría de los trabajos manuales, que es lo que más me caracterizaba a mí. Participe en concursos de pintura infantil, tanta fue la acogida de mis dibujos que tuvieron el visto de bueno de varios docentes del colegio, y gracias a mi talento con la pintura tuve la oportunidad de empezar a ser reconocido.

Durante la primaria y la secundaria seguí en cursos externos de pintura, ya que esto daba un gran apoyo a lo que poco a poco se iba cosechando como mi futuro inmediato, futuro que la profesora Martha Lucia, de la materia de bellas artes, era muy emotiva con mi trabajo, al punto de llegar a ser el monitor de la materia desde sexto hasta noveno, era llamado el nerd del arte.

De solo recordar a esta profesora me da risa, ella era de las mas pintorescas de la institución, su forma extravagancia al vestir, sus finas joyas, y su cabello, la hacíamos comparar con Walter Mercado, además de su forma tan elegante de hablar.

Aparte de la pintura en el colegio también participe en tamboras, danzas y música, lo que ayudo a que se desarrollara más mi sensibilidad, y mi pasión por el arte creciera con el paso del tiempo. Empecé a darme cuenta que para incrementar mi nivel artístico era importante leer e investigar, pero lastimosamente el proceso de libros en el colegio era poco usado, llegaba el cambio, ahora todo era tecnología y hasta el punto de que la biblioteca era un castigo.

En décimo bachillerato me traslade al Colegio INEM, donde en cuestiones de arte pertenecí a la Filarmónica del colegio tocando el clarinete, en el grupo musical la rondalla y el grupo de tamboras, obviamente sin olvidar en mis ratos libres mi pasión por la pintura. En este caso la lectura paso a otro grado de mayor dificultad, el aprender a leer e interpretar las partituras, y acoplarme a un conjunto de instrumentos que conformaban la filarmónica.

En ratos libres pude satisfacer la necesidad de pintar, pues lastimosamente en el colegio la pintura no tenía un lugar, por eso pintaba en mi casa, cuadros para regalarle a mi mama, abuela y amigos, pero fue tanta la oferta de las obras que me empezaron a llegar propuestas de vecinos y familiares para que les pintara cuadros, así pude vender varios cuadros que hoy en día adornan las paredes de sus casas. Esto era muy significativo, ahora mi arte se volvía un negocio.
Pero lo mas importante era graduarme, por un lado la felicidad de tocar nuevos horizontes, pero era muy doloroso dejar de pertenecer a la filarmónica.
Durante el paso a la universidad, continuo con mi tarea de hacer del arte mi profesión, la lectura también como base de mi vida, pero sobre todo de hacer de ellas mi pasión. Me doy cuenta que no todo puede ser tecnología, que lo básico esta en las hojas, que años tras año deseo emprender, para ser un buen maestro en bellas artes, y aprender a escribir sobre mi, el letras y en lienzos.

AUTOEVALUACIÓN, AUTOCORRECIÓN

A decir verdad no suelo leer, usualmente leo libros de arte, cuentos, pero estoy malacostumbrado, veía solo la lectura como una necesidad mas no como un pasatiempo enriquecedor. En mi casa la mayoría de libros que hay son de medicina, ya que mi papá es el mas los utiliza, de administración y finanzas que son de mi mama y uno que otro de artes, solo utilizados por mi.

En realidad nunca he regalado un libro, pero si me gusta escribir, en momentos de soledad, busco como una forma de desahogar todo mis sentimientos sobre cualquier situación de mi vida. Le escribo mucho a la naturaleza, al amor, pero se que debo mejorar, pues no lo hago de forma correcta, y ese es mi compromiso, resolver todas esas inquietudes que genero cuando escribo, y empezar a verla de una forma divertida pero constructiva para mi vida, para el bien de mi carrera, por que leer y escribir es un cuento, digno de leer y aprender.

1 comentario:

german chapeta dijo...

Es un escrito con claridad, bien redactado, pero está algo incompleto. Se evaluó con 4.0